Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Un blog de noticias, opinión, entretenimiento y un poco de todo

El Blog de Daniel Higa Alquicira

Los esteroides y los problemas cardiacos, renales e hipertensión arterial

El consumo prolongado de esteroides anabólicos tiene un costo directo en el buen funcionamiento de algunos órganos vitales. Además de esto, provocan efectos secundarios que pueden ser factores de riesgo y si se combinan entre sí, producen problemas cardiacos, enfermedades cardiovasculares, daños renales o incluso la muerte misma.

corazon.jpg

Uno de los principales problemas que generan los esteroides es la retención de líquidos y sodio en el cuerpo. Aunque es un efecto secundario muy frecuente, a veces no se alcanza a distinguir debido al crecimiento de la masa muscular, sin embrago, los tejidos tienden a hincharse y a acumular agua en sus células. Este fenómeno sucede con sustancias como el Dianabol.

Esto conlleva el riesgo –que además también lo causan los esteroides- de una alteración en la presión sanguínea debido a la acumulación de sodio en la sangre. A esto se le denomina hipertensión arterial, que es asintomática, no es visible y puede derivarse en embolias, infartos cerebrales, aneurisma y daños cardiovasculares.

Problemas renales

El riñón es uno de los órganos que más recienten el consumo de esteroides por periodos prolongados. Está clínicamente comprobado que el trabajo que realizan los riñones para filtrar los desechos y limpiar las sustancias que van al torrente sanguíneo, se ve afectado –aunque sea de manera temporal- por la presencia de productos sintéticos derivados de la testosterona.

Ahora bien, en conjunto con los síntomas anteriores –retención de agua e hipertensión arterial-, las posibilidades de tener daños renales severos aumentan, ya que ambos elementos tienen un impacto directo en los riñones.

Además, el trabajo constante que realizan los riñones para filtrar, limpiar y desechar todos los compuestos anabólicos, representa un a sobre carga de trabajo, lo que a la larga puede ocasionar fallas renales graves.

Los primeros síntomas de un problema renal asociado a los esteroides son: dolor al orinar;  orinas subidas de color e incluso con presencia de sangre; fiebre constante, dolor en la espalda baja, inflamación de los riñones y edemas.

Problemas cardiovasculares

Si bien el hecho de presentar hipertensión, retención de líquidos y daños renales, ya son síntomas de preocupación por el alto riesgo de sufrir algún  problema grave, los esteroides también provocan cambios en los niveles de colesterol en la sangre, elevando las posibilidades de presentarse enfermedades cardiovasculares.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) afectan al corazón y a los vasos sanguíneos y según  la Organización Mundial de la Salud (OMS), “son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa”.

Así, la OMS calcula que “en 2004 murieron por esta causa 17,3 millones de personas, lo cual representa un 30% de todas las muertes registradas en el mundo”. Además, prevé que para el 2030, 23.6 millones de personas morirán por estas enfermedades y seguirán siendo la principal causa de muerte.

Particularmente en el tema de los esteroides anabolizantes androgénicos, el efecto que producen en la sangre es el incremento del colesterol total,  con una disminución visible en los niveles de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y un aumento de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), conocido comúnmente como colesterol malo, por sus efectos negativos en las arterias.

Las lipoproteínas HDL tienen una función básica para eliminar de la sangre los excesos de grasa en las arterias y devolverla al hígado para su excreción, permitiendo el libre paso del flujo sanguíneo.

Contrario a esto, los esteroides modifican los niveles de estas lipoproteínas y al aumentar el número de LDL, se corre el riesgo de que el exceso de la grasa que circula por la sangres se adhiera  a las arterias y se formen depósitos  grasosos en las paredes de los vasos sanguíneos, disminuyendo su capacidad y su tamaño y eventualmente esto puede provocar ataques al corazón y accidentes vasculares cerebrales.

De esta manera, con la ingesta de esteroides por tiempo prolongado y con dosis mayores (más de 100 o 200% veces los niveles naturales) se pueden generar cardiopatías coronarias que ponen en el peligro el músculo cardiaco (miocardio); enfermedades cerebrovasculares y problemas en la irrigación de la sangre al cerebro; ataques al corazón, infartos, trombosis, embolias y derrames cerebrales.

Finalmente, se ha demostrado de manera directa una asociación entre el uso de esteroides y el agrandamiento del corazón. Esto debido a que los esteroides propician el crecimiento de los grupos musculares esqueléticos, pero de igual forma pueden influir en otros grupos musculares, como es el caso del músculo cardiaco, que se ve influenciado también.

Esto puede provocar una hipertrofia cardiaca que produce hipertensión arterial, palpitaciones cardiacas, dificultad en la respiración y mayor esfuerzo del miocardio. Aunado a todo los daños señalados aquí provocados por los esteroides, la gente que consume de manera constante y por ciclos de larga duración estos productos, adquiere todos los síntomas y factores de riesgo que se han convertido en las causas más frecuentes de muerte  en los últimos años.

http://daniel-higa-alquicira.suite101.net/

twitter@danielhiga_al

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post
N
EL dinabol es el que menos crea contención de líquidos, si empiezan por una mentira para que leer el resto...
Responder