Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Un blog de noticias, opinión, entretenimiento y un poco de todo

El Blog de Daniel Higa Alquicira

La guerra de la FIFA contra la UEFA por el nuevo Mundial de Clubes

La guerra de la FIFA contra la UEFA por el nuevo Mundial de Clubes

Actualmente la Champions League es el torneo más importante para el fútbol global, incluso por encima del Mundial de selecciones, un privilegio y un negocio que la UEFA no quiere perder pero que la FIFA tiene un plan para que exista un torneo de clubes, que sea el más importante del planeta y que nadie pueda competir contra eso. 

Parece una idea descabellada, ya que el actual Mundial de Clubes organizado por la FIFA, para muchos ha sido un fracaso rotundo y para otros una competición sin mayor trascendencia para el balompié europeo, en donde incluso los propios equipos del viejo continente se burlan de él sin mayor reparo.

¿Pero cuál es la realidad? Sin duda, para cualquier fiel seguidor de algún club, su equipo seguramente es el mejor del mundo sin importar si alguna vez haya asistido o no a este torneo; y para los equipos que lo han ganado no ha cambiado su historia con ese trofeo.

Desinterés de Europa por el Mundialito

Esto en parte por la enorme distancia que existe entre los equipos de Europa con los del resto del planeta, incluyendo a los sudamericanos, cosa que se ha hecho patente de manera abrumadora en el Mundial de Clubes, algo que ha provocado el desinterés de los aficionados e incluso de los propios jugadores.

Para confirmar esto, solo basta recordar las declaraciones de Jürguen Klopp, el entrenador del Liverpool, antes ganar la final del Mundial de Clubes ante el Flamengo de Brasil en 2019. 

El estratega alemán señaló: “Los hinchas de Liverpool por supuesto que quieren que ganemos, pero a muchos otros en Europa no les importa el Mundial y no podemos hacer que este torneo sea más grande”.

Entonces queda claro que este torneo parece ser solo  un compromiso más en el ajetreado calendario del campeón en turno de la Champios League. Mientras que para los equipos de la Conmebol, es una oportunidad para recobrar la grandeza de antaño y para los de Concacaf, sigue siendo un sueño muy lejano de conquistar. Para todas las demás confederaciones, es solo una bonita experiencia.

UEFA arrasa con todos

Así lo dicen los números, ya que en las 17 ediciones disputadas del Mundial de Clubes, incluyendo la que se acaba de disputarse en Catar, sólo cuatro equipos sudamericanos han logrado el título pero todos ellos han sido brasileños: Corinthians en 2000 y 2012; Sao Paulo en 2005 e Internacional en 2006; por lo que en todas las demás ediciones los equipos europeos han arrasado con sus rivales.

Esta falta de competencia y la poca calidad futbolística, aunado a que el calendario del torneo parece ofrecer ventajas para los sudamericanos y europeos, han hecho que el Mundial de Clubes tenga poco arraigo y una trascendencia casi nula a nivel global.

Y esto lo sabe Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, quien se ha propuesto modificar el actual torneo para convertirlo en una verdadera copa mundial, en donde haya mayor representación de las diversas confederaciones, con un formato mucho más amplio y a través del cual se pueda impulsar el fútbol de clubes en todos los rincones del planeta.

Una idea que algunos tachan de ingenua y otros la desechan debido a que esto complicaría aún más los calendarios de los equipos. Sin embargo, Infantino está dispuesto a dar ese paso a pesar del rechazo que ha mostrado sobre todo la UEFA, a un torneo de este tipo.

El nuevo Mundial de Clubes

El nuevo Mundial de Clubes de Infantino contará con 24 equipos y se jugará cada cuatro años en reemplazo de la Copa FIFA Confederaciones. Esta propuesta contemplaba comenzar en el 2021 con la primera edición de este nuevo torneo en China, pero la pandemia de COVID-19 ha impedido que se pueda llevar a cabo.

Los 24 lugares lo ocuparán los campeones y subcampeones de la Champions League y la Europa League; seis equipos representando a Sudamérica; uno de Oceanía y tres de Asia; tres de Norteamérica y tres de África. Estos clubes se dividirían en ocho grupos y los ganadores avanzan a la siguiente fase. 

De acuerdo al presidente de la FIFA, este nuevo torneo tendrá enormes beneficios tanto para los participantes como para el fútbol mundial, ya que ayudará a reducir las distancias deportivas entre los contendientes y también tendrá un impacto positivo en sus ingresos.

"Mi visión es que los clubes de todo el mundo puedan soñar en convertirse un día en campeones mundiales”, señaló Infantino antes de la final entre los Tigres de México y el Bayern de Múnich en Catar, en donde como ha sucedido la mayoría de las veces, los europeos se proclamaron nuevamente los campeones del mundo.

Y ante el apabullante dominio europeo, el presidente de la FIFA aseguró que con su nuevo Mundial de Clubes, habrá oportunidades para más equipos de todo el planeta, “ya que hoy esa posibilidad es tan pequeña que puede llevar a algunos a desistir pensando que no vale la pena invertir"; por lo que es necesario un cambio para que este torneo pueda sobrevivir y mejorar.

Sin embargo, la pandemia ha retrasado la implementación del nuevo formato y peor aún, ha complicado el panorama como para contemplar una fecha tentativa en la que el sueño de Infantino se pueda materializar. 

En ese sentido, el máximo dirigente del fútbol reconoce que “evidentemente no es un reto fácil en este periodo”, ya que todavía tienen “que encontrar el espacio adecuado para el nuevo Mundial de Clubes con 24 equipos”, pero deja en claro que está muy lejana la posibilidad de renunciar a este proyecto que ha sido uno de los emblemas de su administración.

Un negocio redondo

Todos sabemos que cuando la FIFA apuesta por una competición, esto es porque hay mucho dinero de por medio y con eso refuerza su negocio multimillonario en que se ha convertido el fútbol. Esto lo ha planteado abiertamente Infantino y sabe muy bien que para darle sentido a su Mundial de Clubes, entonces debe de asegurar enormes beneficios para sus socios comerciales y deportivos. 

Porque el modelo actual ni siquiera ofrece un incentivo económico que seduzca a los clubes de Europa, ya que en la más reciente edición, el Bayern Munich se llevó 6 millones de dólares luego de levantar el trofeo, los subcampeones Tigres 5 millones; mientras que el Al-Ahly ganó 4 millones por el tercer sitio y el Palmeiras 3 millones al quedar en la cuarta posición.

Estas cifras son ridículas si se compara con lo que se embolsó el equipo alemán por ganar la Champions League, ya que el premio acumulado fue de unos 77.5 millones de dólares, algo que Infantino promete superar con su nuevo Mundial de Clubes.

Según la publicación Un nuevo Mundial de Clubes contra la Champions del diario El País, “el gancho principal de la FIFA para atraer a los grandes clubes europeos es el dinero que recibirán simplemente por participar, que oscilaría entre los 20 y 30 millones de euros”.

Pero las bolsas se vuelven aún más atractivas en la medida en que vayan avanzando en el torneo, ya que “las ganancias pueden dispararse a 80 millones si avanzan en la competición y hasta 120 para el ganador por un máximo de cinco partidos”.

Esto ha hecho que algunos clubes como el Barcelona, el Real Madrid y el Manchester United hayan expresado su punto a favor para el Mundial de Clubes con el nuevo formato; sin embargo a nivel directivo, muchos anticipan una guerra entre la FIFA y la UEFA y su proyecto de la Superliga europea, ya que dos torneos de estas dimensiones serían inviables.

¿Quién ganará en esta disputa?

En ese sentido, Infantino intenta ganar terreno a nivel financiero con apoyo de patrocinadores para su nuevo Mundial y ofrece generar al menos 25.000 millones de euros con los derechos comerciales y de transmisión, mientras asegura que el consorcio japonés Softbank's, ya ha puesto sobre la mesa entre 12.000 y 15.000 millones de euros para afianzar este proyecto, que intenta revolucionar el fútbol a nivel de clubes.

¿Quién ganará esta lucha que más allá de la calidad deportiva representa tal vez el mayor botín financiero de los últimos tiempos? Infantino tal vez tenga una pequeña ventaja, ya que a diferencia de la propuesta de la UEFA, la FIFA pretende repartir los beneficios económicos entre todas las confederaciones y apoyar el desarrollo de este deporte a todos los niveles.

Así lo ha expresado el propio Infantino, al asegurar que pretende “que la Copa Mundial de Clubes sea la mejor en términos de calidad en el campo, pero también en términos de ingresos y considera que no deberían estar “preocupados o avergonzados por el éxito comercial”, ya que dice el dirigente: "si parte de lo que generamos puede reinvertirse en todo el mundo, creo que hemos hecho algo bueno".

Sin embargo, como ha sucedido con el Mundial de Clubes a lo largo de su historia, el desarrollo de este torneo ha sido frenado por diversos factores y ahora la pandemia es la que ha detenido los planes de Infantino, y lo cierto es que esto supera cualquier diferencia entre los organismos, los patrocinadores o los equipos.

Con un escenario tan complicado por la emergencia sanitaria en todo el mundo, la FIFA tiene que ajustar nuevamente este proyecto, ya que el “verdadero desafío para el futuro será el calendario de partidos internacionales y encontrar el equilibrio entre el fútbol de selecciones y el fútbol de clubes durante esta época de COVID-19", señala Infantino.

De esta manera, un torneo incipiente y aburrido como lo es el actual Mundial de Clubes, puede convertirse en la nueva joya de la FIFA, pero habrá que esperar al menos un año más para conocer su futuro y saber si el sueño de Infantino se convierte en realidad.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post